La competencia

¿Mi competencia?

La verdad, me valen un bledo. Si les va bien, ¡que bueno! hay mercado para todos; si yo también les valgo un bledo, ¡que bueno! hay mercado para todos.

Si ellos se están preocupando por quién soy, y qué, cómo, cuándo y por qué digo, hago y enseño lo que imparto ¡que bueno!, que sigan perdiendo su tiempo; lo que me diferencia no solo es el material que imparto, si no quién soy y cómo lo hago.

Si te pones a pensar, en el mundo de la capacitación todos decimos y ofrecemos básicamente lo mismo, en sus miles y variantes formas; brindamos cursos, seminarios, clases, talleres, conferencias, asesorías, entrenamientos, prácticas, técnicas, sistemas, metodologías o procesos, los cuales siempre en el fondo ofrecen y dicen lo mismo.

Varios de mis clientes hasta me han comentado que los de mi competencia están copiando mi contenido y material. ¿Les creo? Si. ¿Pierdo el sueño sobre el tema? No.

Mi actitud es que si me están copiando debe ser porque lo que estoy haciendo es bueno. Si no lo fuera, no me copiarían. Si uno lo analiza, ellos (mi competencia) ¡están avalando mi trabajo! Y lo absurdo es que me están copiando cosas que ellos ya saben y tienen, pero es aún más importante que mis clientes y mis alumnos saben que me están copiando, ¿cómo crees que se sienten al pagar por algo “copiado”?,  ¿cómo te sentirías tú?.

El otro día, unos alumnos me comentaron que a través de una planta tomaron un curso con otro capacitador y que él habló muy mal de mi persona.  ¡Yo ni lo conozco! no sabía quién era y jamás he tenido ni el placer, ni el privilegio de conocerlo; pero resulta que es uno de mis “amigos” en mi página de Facebook e interesantemente me había solicitado un consejo por ese medio.

Yo no los estoy copiando; mi creencia es simplemente que yo soy yo y ellos son ellos. Prefiero ignorarlos y enfocarme en cosas productivas.

No me mal entiendas; no los ignoro por soberbia ni por prepotencia. Sin duda, deben ofrecer cosas que pudiera aprender de ellos ya que al conocer de sus productos y servicios, me mantendría aún más actualizando en el mercado.

Pero los ignoro porque ellos en el fondo no son importantes para mi.

Lo que a mi si me importa mucho son mis clientes directos (los que me contratan) y mis clientes indirectos (mis alumnos). Ellos definitivamente son sumamente importantes para mi y lo que ellos quieren y buscan es lo que me mantiene como punta de lanza en cuestiones de creatividad y de esfuerzo máximo.

Desarrollo mi material y mis temas en base a lo que aprendo al escuchar a mis clientes y prospectos porque eso es lo que está solicitando mi mercado; a partir de esa información trabajo para ayudar a mis clientes y alumnos a mejorar y a crecer.

Si hubieras tomado un curso mío hace 6 años y uno hoy, el material es similar pero lo he evolucionado y madurado ante los inevitables cambios y exigencias de mis clientes. Mi punto es que mi material es similar pero no yo, y tampoco como lo imparto y como ayudo, asesoro y apoyo a mis clientes y alumnos.

Ahora cópiame, pero a tu estilo y con base a la realidad de tu mercado. Porque es igual para ti. No solo es tu producto lo que te diferencia, si no quién eres y qué haces, que hace la diferencia.

Fíjate en tu competencia y vertue erda existen otrso que ofrecen el mismo producto o servicio que es lo mismo pero lo he evolucionado y madurado ante las exihás que no solo es el “otro” producto o servicio que es tu competencia. Más bien, primero, es el vendedor que ofrece y vende ese otro producto y servicio. Diferénciate de él, ella o ellos y empezarás a evolucionar y madurar sobre quién eres, cómo trabajas y cómo tus prospectos y clientes te valoran y te recuerdan.

¿Cómo? Primero mira y analiza lo que los demás están diciendo y haciendo y comienza a ver como lo puedes personalizar y hacer tuyo para ser diferente. Porque existen otros que ofrecen el mismo producto o servicio que tú, ya sea de la misma marca o de otras marcas, ¡pero nadie más te tiene a ti!

Aprovecha y florece esa diferencia. El mostrar y convencer por qué tú eres diferente y por qué le beneficias más a tus prospectos y clientes es lo que más te va a separar de la competencia. Primero lo muestras en ti, segundo con tu producto y tercero con tu precio. ¿Siempre funciona? No, pero muchísimo, si.

Ahí te van tres unas ideas que no son nada especiales (ya las conoces) pero que sin duda te van a diferenciar porque la mayoría de tu competencia no lo hace:

Conoce tu producto al nivel de experto:

La mayoría de tu competencia no conoce bien su producto, ni como venderlo. No toman el tiempo de practicar ni de estudiarlo diariamente y están más enfocados en factores de precio que en los beneficios, atributos y bondades que precisamente justifican y defienden ese precio. Simplemente conociendo tu producto como el experto que debes ser, se crea valor en ti ante los ojos de los demás y facilita otros factores en el ciclo de venta como la presentación, el seguimiento, manejo de objeciones y el cierre.

Dale seguimiento a tu cartera:

Quédate en contacto con tu cartera. Por alguna absurda razón, la mayoría de tu competencia no entiende o cree que esto es importante. Pero si lo haces, aparte de diferenciarte de ellos, este simple acto establece relaciones reales y a largo plazo, crea lealtad hacia ti, facilita futuras ventas, te libera de tu dependencia de piso y de guardias y crece tu reputación en el mercado.

Cumple lo que acuerdas:

La mayoría de tu competencia no cumple lo que acuerdan. No le llaman al prospecto cuando acordaron; no le dan seguimiento al prospecto o cliente aún cuando lo dijeron; prometen colores, servicios, entregas y productos que no pueden dar  (y lo saben), pero aún así lo prometen. También son impuntuales para sus citas, guardias y juntas aún cuando quedaron de ser puntuales.

Ante todo, el cumplir lo que acuerdas define quién eres. Se congruente y a través de la constancia en hacerlo, a pesar de todo, tu competencia no podrá competir.

Recuerda: Tu éxito es tu responsabilidad.©

Nos vemos en la trinchera.

Graham

4 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *