¡20 kilos menos! – La puesta en marcha


Óscar Cedillo 
Experto en capacitación, asesoría y entrenamiento de Fuerza de Ventas, Gerentes de Ventas, Gerentes Generales y Directores.
Director de Ventas en GrahamRoss Training


Algo que todo el tiempo nos preguntan al terminar un curso es, ¿y ahora cómo lo llevo a cabo?, o ¿ahora cómo lo pongo en marcha? Mi respuesta principal normalmente es: Sólo hazlo

Para nosotros, es sumamente fácil y entendible la idea de sólo hazlo, pero para las personas que toman nuestros cursos, cualquier otro entrenamiento, no es tan sencillo. No entienden por dónde empezar y no entienden qué es lo que deben hacer, llegando de vuelta al distribuidor.

Algo que es importante y quiero que reflexiones sobre esto, por mucho que aprendas o por muy inspirado que hayas terminado un entrenamiento; nadie cambia si no quiere.

Hace algunos años yo tenía unos 20 kilogramos de más. Si me conoces y has tomado cursos conmigo, sabes perfectamente que esos 20 kilogramos ponían en un alto riesgo mi salud e incluso varios Doctores y personas me habían dicho que era necesario y benéfico para mí lograr bajar de peso. La verdad a mi no me afectaba y hasta hacia chistes de mi mismo. Todo esto cambió, cuando en una reunión intenté subir corriendo unas escaleras y me sofoqué. Ya sabrás las risas de las personas con las que estaba y eso no me gustó.

En ese momento decidí hacer algo y bajar esos kilogramos de más.

Cuando no era consciente que me afectaba, había decidido no hacer nada. Sin embargo, cuando me afectó, entonces decidí hacer algo y ponerme en movimiento.

¿Por qué te estoy escribiendo esto?, porque yo aprendí a poner en marcha un plan de trabajo a partir de este hecho.

Dado lo anterior, quiero exponerte algunos puntos que estoy convencido te serán de ayuda en la puesta en marcha de tus nuevos proyectos y actividades.

DECIDE. – Lo primero que tienes que hacer es decidir qué quieres cambiar y modificar en tu día a día. Oblígate a hacer un examen de conciencia y hacer un análisis en introspectiva para saber qué es exactamente lo que quieres modificar, o qué es exactamente lo que quieres cambiar dentro de tu estilo de vida, o dentro de tu forma de atender a tus prospectos o clientes dentro del distribuidor.

En mi ejemplo, yo decidí aprender a comer bien para bajar esos kilos de más.

DETERMINA ¿POR QUÉ? – Uno de los grandes errores que comentemos la mayoría de las personas al iniciar un proyecto o una actividad es, no preguntarnos por qué los vamos a hacer o por qué iniciaremos una nueva actividad. El tener un sueño o ilusión es el sentido de todo. Es necesario tener nuestro objetivo deseado al final del camino y sin ese sueño, perderemos el ímpetu y el empuje para seguir adelante en los momentos difíciles.

Recuerda algo, todos necesitamos sueños e ilusiones y si no las tienes, oblígate a crearlas. Una vez que hayas entendido tu “¿por qué?”, este cambio será más fácil para ti. Lo que te estoy sugiriendo que busques, son los beneficios que traerá ese cambio en tu vida. ¡Mi ilusión o sueño era verme delgado!

DEFINE. – Otro punto importante es, definir un tiempo para poder medir nuestros avances y resultados. 

NO esperes hasta el final del camino, para saber si llegaste o no. Plantéate un objetivo y un período determinado para lograrlo. El objetivo tiene que ser real lógico y vendible para ti mismo. Algo también importante, además del objetivo, es el tiempo en el que vas a alcanzar ese objetivo. Este tiempo tiene que ser real, ya que, si no eres consciente de el, no podrás alcanzar tu objetivo en ese determinado tiempo.

Además, del objetivo y el tiempo, necesitaras un plan de trabajo, esto quiere decir, que hagas pequeñas cosas o actividades todos los días, que te lleven a ese cambio.

Sobre este tema, en los cursos lanzo frecuentemente, dos preguntas, ¿lo que estás haciendo hoy te acerca o te aleja de tu objetivo? Y la segunda pregunta es, ¿la gente que está a mi alrededor, me acerca o me aleja de lo que quiero? Si la respuesta es afirmativa, continúa haciéndolo. Si la respuesta es no, entonces cambia.

DAPPA® Una vez que tienes tu plan, tienes que hacerte el hábito de practicarlo todos los días. Esto es repetirlo una y otra vez cada día, y cada vez, y cuando te descubras sin seguir tus cambios o no continuando el camino que te trazaste, regresa y sé honesto contigo mismo. Algo que te puede ayudar a verificar si vas por el camino correcto, es fijarte metas a corto plazo para llegar a tu objetivo, recuerda algo, las metas son las pequeñas batallas que vas logrando en el día a día para llegar a tu objetivo.

En este punto yo necesité ayuda; después de ir con un nutriólogo, me propuso un régimen alimenticio que seguí al pie de la letra. Y en 5 meses yo ya había conseguido mi objetivo, 20 kg de menos.

Cuando vayas obteniendo resultados y vayas acumulando pequeñas victorias o el logro de pequeñas metas, prémiate. Esto quiere decir que tú mismo te recompenses y te reconozcas por el trabajo hecho. ¡Yo tenía el famoso día libre!

Recuerda algo, lo difícil no es llegar sino mantenerse.

¿Y tú, ya decidiste?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *