Técnica de Cierre de Mes

Si quieres mejorar tus resultados y tener menos estrés al finalizar el mes, quizá los siguientes puntos te pueden apoyar:

1. Trabaja intensamente durante todo el mes, no sólo en sus últimos días.

Existe un dicho en ventas: “Resuelve hoy, HOY”. Por lo tanto ¡No trates de resolver todo tu mes en los últimos tres a cinco días del mes, ni todos los problemas de tu vida en un sólo día! Es una realidad que mejorarás simplemente resolviendo cada día en su momento con miras al futuro. Es decir, con una concientización del hoy y una visión de preparación para el mañana.

Tu objetivo es trabajar cada día como si fuera cierre de mes. Convéncete de esto: “Cada día es cierre de mes.” No tengas un cierre al final del mes, mejor ten 30 cierres durante el mes. ¿Por qué funciona esto? Sencillamente, fíjate en el nivel de intensidad, el enfoque y la determinación con que te aplicas en tu chamba durante los últimos días del mes. Imagínate cuanto más venderías si trabajaras así cada día. Imagínate cuanto menos sería tu nivel de estrés si trabajaras así. Por lo tanto no pospongas, evites o postergues las cosas que sabes que debes y tienes que hacer para asegurarte del resultado.

2. Tu nivel de estrés está ligado con el resultado.

En nuestro maravilloso mundo de ventas el estrés es una realidad y se intensifica cuánticamente al fin de mes. Pero sólo si no das o no estás cerca de dar el resultado. Si, por ejemplo, tú ya cubriste tu cuota cuatro días antes del fin de mes, tu nivel de estrés para este tema es casi nulo. Pero si no ves luz al final del túnel, tu nivel de estrés puede llegar al punto de ser asfixiante.

Dado eso, y por obvio que sea, da el resultado. Otro dicho en ventas es: “En ventas sólo existen dos opciones: Resultados o razones.” Personas que logran el resultado, jamás tienen que dar razones. Pero los que no llegan al resultado, siempre andan explicando razones del por qué no llegaron. Por lo tanto, para asegurarte de llegar al resultado, lee el número 1 de nuevo.

3. Afecta tu casa.

Recuerda que existen otros en tu vida – como tus seres queridos – que “pagan el pato” cuando no llegas al resultado. Si estás agobiado por las presiones de fin de mes, quizá tu mecha es más corta, posiblemente quieres olvidarte de tus broncas ahogándote en la tele e ignorando a tus hijos, o te peleas con tu pareja por falta de lana y ni siquiera es una cantidad importante. En fin hay miles de consecuencias negativas causado por ese fin de mes.

Te repito: ¡No es ciencia! No estamos hablando de mandar un ser humano a la luna o en descubrir la cura para el cáncer. Estamos hablando de cosas que tu controlas. Por lo tanto enfócate en pensar por qué tu familia merece una mejor vida y una mejor relación contigo y mantén ese enfoque. ¿Cómo? Comienza leyendo el numero 1 y 2 de nuevo.

4. Capacita a tu prospecto / cliente.

Recuerda, tú haces esto todos los días de todas las semanas de todos los meses de todos lo años. Tú eres el experto, ¡No tu prospecto! Ellos compran de vez en cuando. Dado eso, capacítalos a entender nuestro negocio y explícales de maneras -y con razones-,  Reales, Lógicas y Vendibles ©, por qué las cosas van a ser como lo estás recomendando.

No te vayas con la finta pensando que todos nuestros compradores quieren sus vehículos al fin de mes. Esas instrucciones las emites tú. ¿Realmente crees que todos tus prospectos se reúnen previo a llegar a tu distribuidor para crear un complot sobre cómo crearte problemas? ¡Ubícate!

5. Prepárate por “adela”

Grábate esto: Te garantizo que la mayoría de tus prospectos y clientes no están practicando técnicas sobre cómo evadirte y cómo hacer tu vida más difícil. La mayoría de prospectos y clientes generalmente no son difíciles. Más bien, es una señal de parte de los “dioses de la venta” que aún no tienes las técnicas, las herramientas o los conocimientos para manejar los prospectos y para superar esas circunstancias. Por eso tú si tienes que estar practicando y preparándote “por adela” porque eso facilita tu trato, tu proceso, tu cierre y tu mes.

6. Un buen cierre al fin de mes es una acumulación de múltiples cosas bien hechas, múltiples veces durante el mes.

La manera en que cierras tu mes, a fin de cuentas, es un reflejo y una acumulación de todas las cosas pequeñas que hiciste -por bien o por mal-, durante el mes (también en meses previos). Con eso en mente, dedícate a trabajar en hacer bien las cosas pequeñas.

Por ejemplo: Si haces una excelente bienvenida, te tiende a facilitar el trato con el prospecto, que a su vez tiende a abrirse más contigo. Esto te permite hacerle una mejor consulta, que a su vez te ayuda a averiguar qué quiere y dirigirlo hacia un producto de su interés, lo que te conduce a interesarlo en un buen caracol, 1-3-1 y en la prueba de manejo, que por sí mismo crea más valor en ti y en tu producto. Como consecuencia de eso, te permite enamorar más del producto a tu prospecto, y defender mejor tu precio para cerrarlo de manera más amigables. Y todo comenzó con una excelente bienvenida. Si multiplicas esto vez tras vez, cada día durante todo el mes, tu fin de mes será un resultado diferente, comparado con el hecho de haber comenzado cada bienvenida de manera negativas.

¿Estos 6 puntos te van a funcionar con todos, todo el tiempo?

¡NO! Pero si te van a ayudar a vender más y mejor, que simplemente “echándole ganas”. La consecuencia será mejorar tu fin de mes por cada mes. Pero ojo: requiere trabajarlo y aplicarlo. No es un boleto de la lotería. Es una talacha, un compromiso, una dedicación con disciplina, persistencia con la aplicación de fuertes creencias y de actitudes positivas.

Recuerda: En ventas (y en la vida) no hay atajos.©

Graham

5 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *