Eduardo pregunta a Graham

Hola Graham,

Desde hace unos días se formalizó la venta de nuestra agencia a un grupo empresarial automotriz. Como todo cambio trae cosas buenas y malas. La buena es que el inventario es más grande y se quedaron los mismos gerentes de ventas, sólo que con menos facultades. La mala es que las condiciones laborales y sobre todo de comisiones, son muy por debajo de lo que la misma agencia nos ofrecía. Más o menos la mitad de las comisiones.

Amo mi trabajo, amo mi marca y siento que le debo fidelidad a los clientes que he logrado en todos estos años, y es por eso que no he pensado cambiar de marca o agencia, a pesar de que tengo las propuestas para hacerlo, ya que en la plaza conocen nuestro desempeño.
Sigo atendiendo a mis clientes con el mismo entusiasmo y sonrisa de siempre, pero el desánimo interno, no cesa…

¿Qué consejo me puedes brindar?

 Y Graham responde…

Hola Eduardo,

El cambio de comisiones siempre duele. Y tristemente los dueños que lo imponen ven nada más el ahorro de las comisiones, no el costo del factor humano perdido, pero tristemente así será. Te entiendo. Me ha pasado.
(Si sería interesante ver si tus comisiones en tu distribuidor estaban por arriba del mercado en comparación a otros grupos, eso te dará la razón aunque no te quita el dolor).

Ahora enfócate en como ir para adelante. Tienes dos opciones: Vete, cambia de agencia o adáptate.

Si te vas, entiende las consecuencias globales (cartera otras reglas etc.) y entiende que el dinero no debe ser la única razón por la que te vas. Si te quedas, olvida lo demás y dedícate a vender. Punto. Lo bueno es que te toca vender más para recuperar los ingresos que antes ganabas por lo mismo y eso te ayuda a ganar más, porque incrementas tu volumen en la venta de hoy y, en si, tus recomendados y futuros repetidos. También incrementa ya la calidad de tu venta: más accesorios, más garantías, etc.

Un cosa más, cuando te conviertes en la Súper Estrella de vendedores, te da poder con los “meros meros”, porque les das de comer muy bien, lo saben y te apoyan más y mejor. ¡Conviértete en esa súper estrella!

Tú ya sabes que hacer. Hazlo a pesar de todo. Es una prueba y examen sobre quién eres en realidad. Ahora saca una calificación de 10.

Un abrazo y mantenme al tanto.

Graham

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *