Estableciendo prioridades

img-actitud-080Dicen los chamanes que cuenta la leyenda que una mujer india muy pobre y desdichada que vagaba con su niño en los brazos pasando calamidades, frío y hambre, se encontraba pasando delante de una casa semi-abandonada, casi parecía una vieja choza adecentada, de repente escuchó una voz misteriosa que allá adentro le decía:

– “Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal”.

Recuerda algo, decía aquella voz como si de ultratumba se tratase:

– “Después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto, aprovecha tu oportunidad, pero no te olvides de lo principal.”

La mujer entró en la casa y comenzó a caminar por ella, se dispuso a subir unas largas y empinadas escaleras, y de repente encontró nada más llegar al primer piso muchas riquezas.

Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el suelo para así poder coger muchas más piezas y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal.

La voz misteriosa habló nuevamente.

– ”Dispones sólo de siete minutos”.

Agotados los siete minutos, la mujer cargada únicamente de oro y piedras preciosas a manos llenas, corrió hacia fuera de la casa, bajando apresuradamente las escaleras, de repente justo al salir la puerta se cerró, con todo lo demás adentro…

Blanca Cañamero

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *