¡Es tu culpa!

OK hermanos, ¡ya es suficiente!

Después de años dando cursos y con más de cincuenta boletines y treinta vídeo postales, (en adición a los múltiples comentarios en mi blog, mi página de Facebook y de Twitter así como en mi Canal de YouTube) les tengo que decir algo, porque a muchos de ustedes no les ha caído el veinte:

En ventas no hay una varita mágica, una receta especial o una fórmula para que todo te funcione, con todos, todo el tiempo. ¡Por lo tanto deja de estar esperándolo o seguir buscándolo!

Ahí te va la neta – aunque, si eres sensible quizá no te agrade lo que te voy a decir -, estoy seguro que si lo aceptas, te va ayudar a mejorar.

Que te quede claro que en la mayoría de las cosas que haces y como trabajas en tu chamba, si no te está saliendo como quieres, tiende a ser por tu culpa.

¿Hay excepciones? ¡Por supuesto!

Por ejemplo, los problemas de ventas que enfrentan nuestros admirables colegas en las zonas de violencia (aun ahí conozco vendedores que venden más y mejor que sus homólogos en mercados menos belicosos.)

Mi mensaje es: asume responsabilidad, no andes apuntando el dedo. Y si lo apuntas, apúntatelo a ti mismo.

  • Si no estás vendiendo el volumen que quieres, y no estás ganado la lana que necesitas;
  • Si no te han considerado para ese próximo ascenso;
  • Si llevas años vendiendo y no has desarrollado tu cartera;
  • Si no conoces tu producto y cómo venderlo para ayudarte a incrementar más tu volumen;
  • Si no te dan capacitación y no estás auto capacitándote;
  • Si te sigue dando miedo el prospecto prepotente o grosero;
  • Si no te dan más guardias porque tu jefe no te aprecia o valora;
  • Si la facturista se tarda con tus facturas o la recepcionista no te pasa los recados;
  • Si le “echas muchas ganas” y ves pocos resultados;
  • Si pasó algo muy cañón en tu vida personal y no lo has superado en tu chamba,

Es tu culpa.

Fíjate bien en dónde te estás atorando. Si es en el factor humano, por ejemplo: tus jefes no te toman en cuenta para ese siguiente ascenso, o los responsables de administración no te apoyan…. por rechazantes e indiferentes que sientas que son, ¿Te has preguntado “por qué”?

La respuesta tiene que ver con cuánto te valoran como ser humano, colega y vendedor. ¿No me crees? A las personas quienes tú valoras los ayudas más, los atiendes mejor, y les tienes más paciencia. Los consideras primero para oportunidades, crecimiento, invitaciones y convivencia. Ojo: ¡Las personas son como tú! ¿Debe ser así? quizá no, pero así es.

Por lo tanto, el mensaje que estás recibiendo es que requieres incrementar tu valor ante otros. Y eso es tu culpa si no lo has hecho y es tu responsabilidad hacerlo.

Si es en factor del conocimiento, no esperes que te capaciten y te enseñen. Eso te toca a ti. ¡Toma acción! Si no sabes algo, ¿Por qué no estás averiguándolo hasta encontrar la respuesta?, ¿Por qué no estas investigando cómo mejorar y crecer a través del inmenso mundo del Internet, la planta o corporativo, tus jefes, otros vendedores y expertos en otros departamentos o rubros, a través de cursos que tomes por tu cuenta, libros, audio libros y CD’s que debes estar comprando?, ¿Por qué no estás invirtiendo en ti? Si crees que eso es la responsabilidad del distribuidor o marca, pero no lo están haciendo, entonces, ¿Ahora qué? ¿A poco vas a esperar que ellos cambien primero?, ¿Y mientras?… ¡NO! Esto es tu culpa.

Si es en el factor de tu actitud, que te quede claro que, si tienes una mala o buena actitud, ¡Es tu culpa! Nadie te impone tu actitud, nadie te está forzando a mantener la actitud que tienes. Eso está totalmente dentro de tu control.

Es interesante, porque las personas negativas generalmente no asumen responsabilidad por las cosas en su vida. Algo bueno, fue suerte. Algo malo, fue la culpa de otro. Se la pasan quejando, culpando y criticando directa o implícitamente. Y esto lo hacen bajo la falsa ilusión de que no son negativos, son “realistas”. Si eres negativito, ojo: ¡es tu culpa! Si eres positivito, ojo: ¡es tu culpa!

En fin, te puedo dar miles de razones del por qué no (o por qué si) te va como te debe ir y, en la gran mayoría de veces, el primer paso para mejorar tus ingresos, tus resultados, tu actitud y tu vida… eres tú. Toma responsabilidad y acepta que es tu culpa.

¿Esta creencia y filosofía funciona siempre en todas las áreas de tu vida y con todos todo el tiempo? Ya sabes la respuesta. Ahora hazlo y vívelo.

Recuerda: Tu éxito es tu responsabilidad. ©

¡Nos vemos en la trinchera!

Graham


11 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *