Si vas a perder, pierde bajo tus reglas. PARTE 2

imagencentral-176En el artículo anterior revisamos las primeras 6 de las 12 reglas proponiendo que tu fidelidad a esta docena de reglas son factores medulares para tu crecimiento y mejora continua.

Las reglas que revisamos en el artículo anterior fueron:

Conocimiento

Honestidad

Amabilidad

Compromiso

Humor

Persistencia

 

En ésta segunda parte abordamos las 6 reglas restantes:

Constancia

Persuasión

Mi mejor esfuerzo

Actitud Positiva

Disciplina Propia

Profesionalismo

  1. Constancia

Si la persistencia te ayuda a obtener lo que quieres, la constancia, te ayuda a mantener lo que ya lograste. La constancia es el hacer algo repetitivamente al mismo tiempo que mantienes un cierto nivel. La constancia tiene que ver con factores como la estabilidad, la durabilidad y la calidad que a su vez te permitirán establecer un estándar mínimo de excelencia. Para lograr la excelencia constante invariablemente requieres crear y cultivar ciertos hábitos. Recuerda: eres un reflejo de las costumbres que haces continuamente. Por eso la excelencia es cuestión de hábito, no de suerte.

  1. Persuasión

Esta regla tiene que ver con tu habilidad de darle al cliente razones “reales, lógicas y vendibles”.  Reales: que sea verdad. ¡Por tu bella y Santa Madre, no mientas!. Lógicas: que tenga sentido. O sea, si a ti te dijeran lo que estás diciéndole al cliente, tú mismo lo creerías. Y vendibles: sé convincente. Que el cliente entienda porqué lo que dices y expones le beneficiará. No pierdas de vista que a la mayoría de personas les choca que les vendas, pero les encanta comprar. Dado eso ayúdalos y oriéntalos – a través de la persuasión – a decidir sobre su compra.

  1. Mi mejor esfuerzo

Un factor fundamental dentro de todas las reglas es el hecho que debes responsabilizarte. Y ésta regla de hacer tu mejor esfuerzo lo manifiesta aún más. Que te quede claro: nadie está “allá afuera” esperando hacer tu mejor esfuerzo por ti. Te toca a ti. Por eso es fundamental que te acostumbres a hacer tu mejor esfuerzo y no sólo a hacer lo suficiente. Lo suficiente te ayuda a sobrevivir, tu mejor esfuerzo te ayuda a sobresalir. Tú decides esto cada día. Los 2 son hábitos basados en tus creencias y los dos requieren 24 horas. Exígete más para obtener más.

  1. Actitud positiva

Esta regla interesantemente es muy mencionada pero poco valorada. Es decir, todo mundo te va decir que es importante tener una actitud positiva,  pero pocos entienden que es un estado mental más que un sentir. Seamos realistas: es imposible ser positivo todo el tiempo pero sí es posible ser más positivo que negativo. El positivismo es una herramienta mental que aunque no cura todo con todo, todo el tiempo si te apoya en fortalecerte en tiempos difíciles y florecer en tiempos mejores. En el fondo la ventaja del positivismo es el nivel de resistencia (tu nivel de aguante) y de resiliencia (tu nivel de recuperación) al cual puedes acudir.

  1. Disciplina propia

El mundo de ventas frecuentemente te exige hacer cosas que no quieres hacer y hacerlas bien.

Aunado a esto, entiende que es muy difícil conseguir el éxito sin altos niveles de disciplina propia y por eso ésta regla es tan importante. La disciplina propia comienza cuando logras hacer que tu voluntad sea más fuerte que tu deseo, cuando eliminas o controlas tus tentaciones y cuando tu esfuerzo se convierte en hábito, ese hábito en estilo de vida y eso en tu convicción.

  1. Profesionalismo

Esta regla se resume simplemente en esto: la suma de las once reglas anteriores.

Me queda claro que existen muchas otras y no dudo que dentro de tu lista de reglas tienes éstas y muchas más. ¡Bien!  Esta docena son las mínimas.

Te reitero: si después de ser fiel a estas docena de reglas, no te sale y no concretas la venta, ve a lo que sigue.

Ojo: no dije que debes rendirte o claudicar fácilmente. ¡Al contrario!, debes partirte el alma siendo completamente fiel a tus reglas -sea en tu piso, en calle, por teléfono, por correo en tus redes sociales, internet y cara a cara- y si después de hacer todo lo anteriormente expuesto, entonces ve al siguiente reto en tu vida o venta.

Lograr verte en el espejo y admitir honestamente que no hubo nada más que podrías haber hecho para lograr la venta, indudablemente recuérdalo para aprender de ello, pero no vivas atorado en ese tropiezo.

Si lo trabajas y te mentalizas así, confió que habrá muchos más logros y beneficios en tu futuro.

Recuerda: tu éxito es tu responsabilidad.

Nos vemos en la trinchera.

GrahamRoss©

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *